ARBOLES- Jose Maria Fuentes-pila Estrada

Árboles que se miran ciegos, acariciando sus dedos centenarios, susurrándose los silencios, escuchando el arrullo de la noche. Árboles, sinfonía y coro de los vientos de otoño, música que desplanta el grito desgarrado del miedo.

Árboles que se cuentan que son pareja. Árboles, siluetas de pasiones, testimonio de amantes que clavan su corazón en la corteza de la vida.

Árboles de alamedas, salpicaderos de humaredas, sombras de un infierno que la vida desertiza.

Árboles a los pies del río, estuario de un paisaje milenario, árboles solitarios en la estepa de una mancha que no ensucia, que deslumbra en su presencia.

Árboles molinos, locos caballeros que sueñan con sacudirse de su sitio, imaginarios pensamientos de esos árboles que nos regalan la vida y que hacemos papel.

Árboles que sufren cuando ven marchar los camiones de troncos mudos de savia, que no entienden de hachas, que aceptan el rayo. Árboles que lloran lágrimas de fuego, el de la estúpida mirada del hombre de corazón negro, que no sabe de verde, que ignora que está de paso por el bosque de la vida.

Árboles siempre nobles, árboles que se escapan de los parques de hormigón, desnudos en su belleza, ajenos al tiempo crecen tocando el cielo sus copas.

Árboles, no os plantamos, perdonad nuestra idiotez. Plantados, nosotros en el mundo, sin más raíces que el miedo, no aprendemos de vosotros, maestros del silencio, señores de vida.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: